jueves, 9 de octubre de 2008

MAMÍFEROS EN PELIGRO / ENDANGERED MAMMALS











En el Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que se está celebrando en Barcelona entre el 5 y el 14 de este mes, se ha hecho público el más completo estudio hecho sobre la situación de los mamíferos (ese grupo zoológico al que pertenecemos todos los lectores de este blog) en el mundo. Y los resultados del estudio son muy preocupantes. De un total de 5487 especies, al menos 1141 (más de un 20%) están en riesgo de extinción. Y, de éstas, 188 están en peligro inminente de desaparecer. Además, en algunos casos ya es demasiado tarde para evitarlo. Al menos 76 especies se han extinguido desde el siglo XVI por causas atribuibles, parcial o totalmente, a los seres humanos.
Para empeorar aún más el panorama, hay 836 especies de las que no se tienen datos suficientes como para evaluar su status. Esto significa que la lista de mamíferos en peligro podría llegar a un 36% del total de especies.
En cuanto a las causas de esta catástrofe para la biodiversidad, hay que colocar en primer lugar la pérdida y fragmentación de hábitats, provocada a su vez por distintas actividades humanas: urbanización incontrolada, deforestación, construcción de grandes obras públicas, sobrepastoreo, desecación de humedales, etc. También contribuyen a acentuar el problema la caza incontrolada y la introducción en hábitats naturales de especies ajenas a los mismos.
En el lado positivo, el estudio constata varios casos en los que acciones conservacionistas cuidadosamente planeadas y ejecutadas han permitido salvar de la extinción a especies como el hurón patinegro (Mustela nigripes) en Norteamérica, o el caballo de Przewalski (Equus ferus) en Mongolia.
Pero no sólo hay mamíferos a punto de desaparecer del planeta. La lista roja de la UICN incluye un total de 16928 especies de seres vivos amenazadas de extinción (un 38% del total de las estudiadas). Aves, reptiles, anfibios, peces,… pero también insectos amenazados por coleccionistas o muchas plantas que son frágiles reliquias de un tiempo y un clima pretéritos. Aunque plantas e invertebrados no disfrutan de la buena imagen que tienen los animales más parecidos a nosotros como los mamíferos, su belleza – fruto de larguísimos e irrepetibles procesos evolutivos – y su importancia para el mantenimiento de los equilibrios naturales no les van a la zaga.
Carlos M. Herrera, uno de nuestros más reputados especialistas en Ecología, ha escrito a menudo sobre las muchas razones que deben llevarnos a no descuidar la conservación de estos seres vivos que también son nuestros pequeños parientes. Nosotros, mucho más modestamente, lo haremos en una próxima entrada.

2 comentarios:

johnny dijo...

La verdad, me cuesta imaginar como los coleccionistas pueden acabar con algunas clases de insectos, tendrían que capturarlos a niveles muy elevados para que esto ocurriera, creo yo vamos. De todas formas el dato es muy preocupante, y aunque algunos trabajen con todas sus fuerzas para tratar de evitar la estinción de especies en peligro, hay otro muchos que hacen todo lo contrario. Lo peor es que con nuestra impasividad y pasotismo ante la situación estamos contribuyendo a ello.

Saludos, Juan Manuel Ternero
Visitad mi blog si teneis un ratillo libre: www.eltrasatlantico.blogspot.com

Rubén Nieto dijo...

La principal razón está en que hay muchas especies de insectos que tienen poblaciones con escasos efectivos por causas naturales: son endemismos, están muy especializadas, son reliquias de épocas con otros climas o condiciones ecológicas,...
Lo peor es que la opinión pública no suele fijarse mucho en ellas ni considerarlas importantes. Un lince o un águila imperial parecen mucho más emblemáticos del medio natural (y son mucho más vistosos) que una rara especie de escarabajo o de manzanilla. Sin embargo, desde los puntos de vista ecológico, genético,no tienen por qué ser más importantes.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons