martes, 29 de abril de 2008

BIOCOMBUSTIBLES: ¿OPORTUNIDAD O AMENAZA?




Otro asunto más para el cambio climático, los biocombustibles. Las consecuencias de este calentamiento, sean directas o indirectas, ya se está notando, aparte de en los polos y la naturaleza en general, en la economía y las necesidades básicas humanas, en este caso la alimentación. Y lo peor de todo es que, como siempre, tendrán que pagar “justos por NO pecadores”, los países pobres en este caso. Aquí, una subida de 15 céntimos no supone nada, sólo el “joé” de algunos clientes que van a comprar y se dan cuenta de la subida. Pero allí, encima lo poco que obtienen de lo que ellos cultivan, van y le quitan una gran parte para dar de “comer” a bichos metálicos que hacen ruido y echan el humo causante, precisamente, del cambio climático, porque los biocarburantes también producen contaminación atmosférica, y sólo prolongan los motores de explosión. Todo sea para alargar la vida del petróleo.
Ayer, 28 de Abril, los responsables de las 27 agencias de Naciones Unidas se reunieron en Berna (Suiza) con el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, para intentar buscar un plan de regulación de los biocombustibles, causantes, según numerosas y diversas opiniones, de la crisis alimenticia que se está produciendo actualmente. El relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, ha manifestado vivamente que es un “crimen contra gran parte de la Humanidad”, y que sobre todo debería primar el derecho a la vida y a la alimentación.
Ziegler ha criticado a EEUU, país que el pasado año dedicó un tercio de la producción de maíz a bioetanol, y la UE, por su directiva según la cual, en 2020 un 10% de su combustible debe venir de los biocarburantes.
Por ello, solicitó una "tregua” total e inmediata durante al menos cinco años en la producción de biocarburantes. Para ello, propuso alternativas como potenciar el transporte público y otras fuentes de energía no contaminantes.
Esta noticia ha sido sacada de interné, de la página “elpaís.es”. Viene mucho más completa ahí, pero tampoco habla mucho de lo que se va a hacer después y si se van a cumplir las condiciones...como siempre :-/
A mí me parece que como ciudadanos debemos fomentar el transporte público, asociarnos a asociaciones de consumidores quizás...vamos, lo de siempre, pero que ya se está empezando a apretar la soga, de forma que nos está empezando a afectar directamente, como en este caso, la alimentación. Así que pensemos en Suecia, lo bien que iba todo, actuemos con cabeza, y a espabilarse, que hoy es el pan, y mañana y pasado el agua, el aceite...
Irene Villalobos.

1 comentario:

José L. Castillo dijo...

Estoy de acuerdo. Es indignante. Especialmente cuando una gran proporción de la producción agrícola tiene como objeto generar carne. Ahora mismo, hay más obesos que famélicos en el planeta (creo que en proporción 2 a 1). Y llama la atención que muchos de los obesos residan en países vulnerables a la crisis de precios alimentarios. Tener alimento hoy no garantiza que mañana vaya a seguir así.

Felicidades por la noticia, Irene.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons